En 1873, un consorcio británico compra las minas al Estado por 92 millones de pesetas y funda la Rio Tinto Company Limited. La compañía brindó el resurgir de Riotinto, se abrieron cortas de explotación y se desarrolló la minería interior. Posteriormente, en el año 1954 el Estado español nacionalizó las minas.